Sifup rechaza reducción salarial impuesta por club Colo Colo

SIFUP expresó en un contundente comunicado su total repudio ante las reiteradas faltas a la verdad que fueron expuestas por la concesionaria Blanco y Negro S.A., que administra al popular club chileno Colo Colo, al acogerse a la ley de protección del empleo, detalles que el sindicato chileno  detalló y analizó punto por punto:

 1.- Filtración y lectura pública de la propuesta de los jugadores.

Creemos que fue un gesto repudiable desde todo punto de vista, toda vez que la propuesta que enviaron los jugadores fue un documento privado que buscaba lograr consenso con el club. En todo el proceso, el plantel jamás expuso ni ventiló las conversaciones, ni tampoco habló de personas, velando siempre por mantener el espíritu que debe rodear todo diálogo. Por eso, este verdadero “delito” ético cometido por los representantes de Blanco y Negro parece de una deslealtad tremenda, toda vez que incluso se hizo lectura pública de dicha propuesta de manera direccionada e incompleta buscando generar repudio en la gente.

2.- Dichos de Daniel Morón sobre falta de empatía de los jugadores, comparando la actual situación con el proceso de quiebra del Club Social.

Esta frase tergiversa el espíritu del actual plantel, toda vez que los jugadores en aquel entonces (2002) presentaron sus créditos en la lista de acreedores del Club Social y Deportivo Colo Colo y recibieron el dinero que se les adeudaba, es decir, el dinero lo recuperaron. Lo anterior, fue un acto justo por lo demás, ya que aquellos futbolistas quisieron cobrar lo que le correspondía y terminaron recibiendo sus dineros o parte de ellos. La empatía no es un sentimiento que deba ponerse sobre la mesa ahora, ni menos ponerlo en entredicho.

3.- La directiva dice que los jugadores no pueden imponer sus condiciones, y que deben aceptar la única propuesta posible.

Eso quiere decir entonces que, ¿no existía negociación posible? Dónde está el espíritu de llegar a un acuerdo, si se condiciona a los jugadores a que no propongan nada. Las conversaciones y negociaciones son propias de la relación entre las partes, por respeto y lealtad a lo que estamos viviendo: HOY NO ES TIEMPO DE IMPOSICIONES y los jugadores nunca se negaron a reducir sus remuneraciones desde el primer día, con retorno a partir del 2021. Esto lo requieren por la sencilla razón que Blanco y Negro, en la actualidad, sigue y seguirá percibiendo millonarios ingresos.

4.- Los señores Aníbal Mosa y Harold Mayne-Nicholls dicen que rebajar sueldos sin devolución es una tendencia nacional y mundial, y que es la forma de relacionarse y que no hay otra.

Eso es completamente falso; el ejemplo más cercano son los clubes Universidad de Chile, Iquique, Curicó, Coquimbo, Antofagasta, Universidad Católica, por nombrar algunos, que anunciaron públicamente su deseo de bajar las remuneraciones pero con devolución completa e hicieron público sus acuerdos de manera conjunta. ESA ES LA TENDENCIA NACIONAL Y MUNDIAL, recomendada firmemente por FIFA durante el presente mes y es lo esperable bajo la lógica que debe emanar de la buena relación entre las partes. Ejemplo internacional: Barcelona.

6.- Se dice que a partir de hoy los jugadores dejan de tener relación contractual con el club y que irán al seguro de desempleo desde el 1 de abril.

Falso y acusa un desconocimiento total del aspecto legal de sus afirmaciones.  Si el club se acoge a la ley de protección del empleo, sólo provoca la suspensión del contrato de trabajo, pero la institución debe seguir pagando las cotizaciones correspondientes y otros compromisos legales asumidos.

Lamentablemente acá el club comete otra ilegalidad: refiere que se acogerá a la Ley a contar del 1 de abril, pero olvida que hasta el día de hoy los jugadores han seguido prestando sus servicios laborales, con pautas de trabajo visadas y fiscalizadas por el club. Eso es pasar por alto algo grave, que intenta eludir el pago de las remuneraciones correspondientes al mes de abril por el trabajo ejecutado. Incluso, hoy el cuerpo técnico envió nuevas pautas de trabajo, justo en el día que se dice que los jugadores tienen suspendidos sus contratos desde el 1 de abril. Insólito y fuera de toda norma legal.