Noticias

Los capitanes de la mayoría de los 36 clubes del fútbol profesional colombiano (20 de Liga y 16 de la B) pidieron este martes, a través de una rueda de prensa virtual organizada por la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales, Acolfutpro, que se acelere el reinicio de la Liga y se definan las fechas y el sistema del campeonato para acabar con la incertidumbre en la que se ha movido el proceso de reactivación del balompié colombiano en medio de la pandemia.

Los Sindicatos de jugadores y los clubes europeos, mediante sus respectivos organismos representativos –ECA y FIFPRO– han desarrollado directrices internacionales para la protección de la salud de los futbolistas durante el calendario de competiciones, en la presente situación de emergencia causada por la pandemia de COVID-19.

Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol) ratificó en una reunión con los 14 capitanes la decisión inicial de no participar de ninguna convocatoria, mientras la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), no arregle varios temas pendientes que se tienen con la agremiación, a pesar de que la selección boliviana tiene el visto bueno de las autoridades sanitarias para iniciar sus entrenamientos.

FIFPRO publicó un nuevo informe 'Playing Our Part' para destacar las iniciativas tomadas por los futbolistas profesionales y sus sindicatos durante la actual pandemia de Covid-19.

Desde el comienzo de la crisis, los futbolistas han reaccionado a través del activismo individual o colectivo, la solidaridad o la filantropía, apoyando numerosos proyectos de caridad, a los miles de trabajadores de la salud en el mudno, así como comunidades y otros jugadores necesitados.

Continúan las reacciones por el escándalo del ‘cartel de la boletería’ en los partidos de local de la selección Colombia en la eliminatoria al Mundial Rusia-2018.

Después de las millonarias sanciones que la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) le impuso a la Federación Colombiana de Fútbol y a varios de sus actuales y antiguos directivos, la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales, Acolfutpro, ha pedido, a través de un comunicado, “no más escándalos” y que haya “reforma urgente del fútbol colombiano”.

A través de su sindicato Fabol demandan a la Federación Boliviana de Fútbol, el cumplimiento de sus peticiones que van desde el tema de bioseguridad al cumplimiento de salarios.

Los futbolistas profesionales bolivianos no atenderán ninguna convocatoria a la selección mientras no se resuelvan sus demandas que, entre otras cosas,  contemplan el cumplimiento de un plan de bioseguridad hasta el 31 de diciembre de este año y el cumplimiento de todos los clubes de los compromisos salariales acordados.

Como única organización reconocida por la FIFPRO en Colombia para la representación de las y los futbolistas profesionales, ACOLFUTPRO recibió un importante apoyo por parte de este organismo internacional en la lucha que libra esta asociación desde hace 15 años para que se garantice su derecho a la negociación colectiva. El Secretario General de la FIFPRO, Jonas Baer-Hoffmann solicitó la intervención de la Organización Internacional del Trabajo -OIT-, a través de una comunicación enviada a la Jefe de Libertad Sindical, Karen Curtis.

La agremiación boliviana - FABOL-  pidió que se garantice la salud y la vida de los futbolistas por la Covid-19,  que se paguen los sueldos adeudados y que los tribunales deportivos funcionen. Si sus demandas no son atendidas, advirtieron en un  comunicado difundido a través de sus redes sociales que “ningún  jugador acudirá a entrenamientos presenciales y menos a cualquier convocatoria de la Selección nacional”.

Los sindicatos de jugadores de siete países de América Latina y África están distribuyendo paquetes de alimentos a los futbolistas profesionales que no han recibido sus salarios, o que han sufrido recortes salariales masivos, después de que se suspendieran las ligas para detener la propagación de la pandemia del Covid-19.

FIFPRO lanzó el informe Raising Our Game, un documento prospectivo acerca del fútbol profesional femenino, que sitúa a las jugadoras en el eje central del restablecimiento y del desarrollo previstos para este deporte, cuando se supere la pandemia de coronavirus.